Atapuerca - Patrimonio de la humanidad

English

English

Español

Español
Buscar

Blog General

La BBC elige el descubrimiento de ADN en la Sima de los Huesos entre las 10 noticias científicas más importantes del 2013 Miércoles 01 de Enero, 2014 This year saw the oldest human DNA sequence described as well as the most complete genome sequence from a Neanderthal. These studies revealed unexpected links between human groups, evidence for inbreeding and interbreeding, and the presence of a mystery early human species. But ancient DNA can also be put to use solving more recent puzzles about human migrations.

http://www.bbc.co.uk/news/science-environment-24169859

Ferrán Adrià, cocinero, ELIGE SU NOTICIA DEL AÑO

Publicado en El País el 31 de Diciembre de 2013
Martes 31 de Diciembre, 2013 "Para mí ha sido sin duda el descubrimiento sobre que el ADN más antiguo esté en Atapuerca. Conocí esta noticia durante un viaje que realicé a Harvard para dar clases científicas sobre la evolución del mundo de la cocina. La leí y posteriormente visité el museo de Historia Natural y la evolución humana de aquí (en Harvard) y me ha chocado el pensar que hasta donde va a llegar la ciencia para poder conocer nuestro pasado y nuestro futuro. Por desgracia, las desgracias ya no son noticia porque estamos muy acostumbrados a ellas. Pero para mí es muy impactante e interesante comprobar que con un poco de polvo encontrado podemos conocer tanto de nuestro pasado."

The 10 Best Science Stories of 2013 for Discovery News Martes 31 de Diciembre, 2013 The list of mysteries surrounding the first humans continues to grow. In December, researchers announced their analysis of the oldest human DNA ever found had revealed a mystery human lineage. The DNA might belong to an unknown ancestor, or perhaps to the mysterious Denisovans, an extinct human species known only from a few scraps of bone. (In Photos: Possible New Human Ancestor Found in Spanish Cave)

NEWS: DNA 'Fog' Marks Criminals Invisibly for Later ID
The DNA came from a hominid thighbone found in Spain that dates back 400,000 years. Before this analysis, the oldest human DNA ever sequenced was 100,000 years old.

http://news.discovery.com/tech/the-10-best-science-stories-of-2013-131231.htm

The 10 Best Science Stories of 2013 Martes 31 de Diciembre, 2013 Oldest Known Human DNA Analyzed
The list of mysteries surrounding the first humans continues to grow. In December, researchers announced their analysis of the oldest human DNA ever found had revealed a mystery human lineage. The DNA might belong to an unknown ancestor, or perhaps to the mysterious Denisovans, an extinct human species known only from a few scraps of bone. [In Photos: Possible New Human Ancestor Found in Spanish Cave]

The DNA came from a hominid thighbone found in Spain that dates back 400,000 years. Before this analysis, the oldest human DNA ever sequenced was 100,000 years old.

http://www.livescience.com/42250-best-science-stories-of-2013.html

http://www.livescience.com/41677-mysterious-hominid-bones.html

RESEÑA DEL LIBRO "EL PRIMATE QUE QUERÍA VOLAR. MEMORIAS DE UNA ESPECIE" DE IGNACIO MARTÍNEZ Viernes 17 de Febrero, 2012 Por Ana Gracia, miembro del EIA
Publicado en el Periódico de Atapuerca (Febrero 2012 - Edición Digital)

“¡PO-DE-MOS!”. Es el legado que recibimos de nuestros antepasados Cromañones. Es tan estimulante, que no he podido resistir el empezar por el mensaje final que transmite el nuevo libro de mi compañero Ignacio Martínez, “El primate que quería volar. Memorias de la especie”. Y es estimulante porque inevitablemente obliga a secretar endorfinas positivas colectivas, quizás lo que mayor placer nos produce hoy a todos los seres humanos de este planeta. Resume nuestra esencia, porque se activan y disparan todos los mecanismos que se han ido seleccionando a lo largo de generaciones y generaciones de homínidos a lo largo de millones de años: nuestra inteligencia, el niño que llevamos dentro, la imaginación ante los retos inexpugnables, el juego y la complicidad. En este libro Ignacio Martínez nos cuenta cómo ocurrió este proceso a lo largo de la historia de la evolución humana. Porque aunque toda ella tuvo lugar antes de la palabra escrita, su conocimiento en sí mismo es historia. Y es aquí donde Martínez hilvana magistralmente, capítulo tras capítulo, las aportaciones de muchos de sus protagonistas, empezando, por supuesto, por el legado que dejó Charles Darwin. Martínez retoma el testigo, y aborda el tema desde donde el maestro Darwin lo dejó, refutando, con la ayuda del registro fósil del que ahora disponemos, los aspectos y las cuestiones que han resultado ser relevantes para llegar al punto actual de nuestros conocimientos sobre la evolución humana: la bipedestación, el tamaño de los caninos, el tamaño del encéfalo, la inteligencia… Por el camino Martínez nos regala, además, conocimiento y anécdotas de las vidas de muchos de aquellos y aquellas que se entregaron a la búsqueda de este conocimiento: Thomas Henry Huxley, Mary Leakey, Robert Broom, José Royo Gómez y nosotros mismos, sus compañeros: el Equipo de Atapuerca.

ENTREVISTA AL EQUIPO DE INVESTIGACIONES DE ATAPUERCA: UN VARÓN DE EDAD AVANZADA CON DISCAPACIDAD FÍSICA Domingo 10 de Octubre, 2010 La revista PNAS ha publicado recientemente el descubrimiento realizado por el equipo de investigadores de la Sierra de Atapuerca, dirigidos por el Profesor Juan Luis Arsuaga, codirector de los yacimientos, de los restos fósiles de un varón adulto de edad avanzada que presentaba cierto grado de discapacidad física. Este humano antepasado de los neandertales, vivió hace medio millón de años y sus restos fueron encontrados en lo profundo de la Sierra de Atapuerca, al fondo de una fosa denominada la Sima de los Huesos. Hemos tenido la oportunidad única de charlar con el Profesor Arsuaga y su equipo del Centro UCM-ISCIII de Evolución Humana de Madrid:

• Los yacimientos de Atapuerca son un referente en evolución humana no solo en España, sino en el mundo entero por los sucesivos hallazgos que han ido sorprendiendo a la comunidad científica. Sin ir más lejos, en el yacimiento de la Sima de los Huesos, estos no son los primeros fósiles de un ser humano que se encuentran ¿Qué destacarían ustedes del hallazgo que presentan hoy?

Juan Luis Arsuaga: Los fósiles de este individuo son solo algunos de lo más de 6000 restos humanos que hemos recuperado hasta la fecha en la Sima de los Huesos. Aunque sabemos que este conjunto de fósiles perteneció al menos a 28 individuos, aún no hemos encontrado ningún esqueleto asociado, y solo en contadas ocasiones podemos atribuir dos o más huesos a un mismo individuo. Ésta ha sido una de esas afortunadas ocasiones. En concreto, los restos de este individuo representan la pelvis y a la columna vertebral. La pelvis de este individuo fue estudiada y publicada en 1999, y desde entonces, hemos trabajado para conseguir reconstruir y asociar parte de su columna vertebral. Aunque parezca sorprendente, no existe ningún otro fósil en el mundo de esta antigüedad que conserve estas dos regiones del esqueleto. Es más, este individuo constituye la evidencia más antigua encontrada hasta la fecha, de un humano de edad avanzada con signos claros de envejecimiento y discapacidad de cuello para abajo.

• En términos modernos, llama la atención que ustedes afirmen que un individuo de más de 45 años fuese un individuo de edad avanzada. ¿Acaso estos humanos envejecían antes que nosotros?

Alejandro Bonmatí: La historia de vida de una especie puede estimarse a partir del desarrollo que presentan sus dientes. En este sentido, los estudios realizados hasta la fecha sobre la dentición de la muestra de la Sima de los Huesos, apuntan a que estos humanos tenían un desarrollo más rápido que el nuestro y, por tanto, envejecían y probablemente fallecían antes que nosotros. Por tanto, este individuo estaría más próximo a alcanzar la longevidad de su especie de lo que lo estaría un humano actual. Pero además del factor genético, hay que contar con el factor ambiental derivado de un modo de vida de cazadores nómadas. En este sentido, los restos de este individuo presentan una serie de signos patológicos de carácter degenerativo, es decir, debidos a un deterioro estructural y funcional, a los que sumar los propios de su edad avanzada. No es de extrañar, por tanto, que consideremos a este individuo anciano, tanto por la edad a la que murió como por el grado de degeneración física que presentaba entonces.

• Respecto a este deterioro, publican que este individuo padecía fuertes dolores lumbares y adoptaba una postura encovada, es decir, que tenía “achaques” derivados de su edad, del modo de vida, y de la corpulencia física que caracterizaba a estos humanos. Desde una perspectiva actual, vivir en la prehistoria en ese estado no parece que fuese fácil…

Asier Gómez-Olivencia: Las consecuencias de las patologías que presentaba este individuo no serían muy diferentes a las que podríamos padecer cualquiera de nosotros. Sin embargo, en la actualidad tenemos remedios como la cirugía y los calmantes para corregir o paliar sus efectos. Eso sin contar con nuestro estilo de vida, que nos evita, entre otras cosas, tener que recorrer largas distancias para dar caza al alimento. En el caso de este individuo, es muy probable que ya no pudiese realizar las mismas actividades que otro varón más joven y sano de su grupo, como cazar o levantar grandes pesos. Por ello, suponemos que podría necesitar de algún tipo de trato “especial”, al menos para poder acceder al tipo de alimentos que el ya no pudiese cazar. Sin embargo, en una sociedad en la que el conocimiento no se transmitía de manera escrita, la experiencia y las nociones que los más mayores pudiesen transmitir, podría proporcionar ciertas ventajas. Además, estos intercambios le darían cohesión al grupo. Esta cohesión y la solidaridad aumentarían las probabilidades de supervivencia del todo el grupo.

• ¿Existen otros casos en la evolución human que puedan representar cuidado por parte del grupo a determinados individuos?

Juan Luis Arsuaga: También en la Sima de lo Huesos hemos encontrado y publicado recientemente, el hallazgo de un niño/a que padecía desordenes locomotores y cognitivos a causa del cierre prematuro de una de las suturas de su cráneo. Por otro lado, existen evidencias aún más antiguas en otros yacimientos, de individuos con pérdida de piezas dentales. Todos estos casos podrían haber necesitado una atención especial para sobrevivir.

• Además de estas conclusiones, afirman también que el parto de ciertas especies de humanos fósiles estaría sometido a ciertas complicaciones. ¿Podríamos decir que sería doloroso?

Alejandro Bonmatí: Las evidencias con la que contamos para abordar esta cuestión son muy escasas. Hay que tener en cuenta que la pelvis de este individuo es la más completa de registro fósil mundial para cualquier época. Lo que hemos observado en nuestro estudio es que los restos que representan a los dos sexos de especies humanos fósiles presentan ciertas diferencias en la forma del conducto pélvico que atraviesa el recién nacido. Estas diferencias se asemejan a las actuales, y son probablemente debidas a una cuestión obstétrica, es decir, facilitan el paso del feto a término. Por tanto, pensamos que el parto de estas especies sería ajustado, como ocurre en realidad no solo en nosotros, sino en muchas otras especies de primates. En cualquier caso, el dolor asociado a las contracciones se ha descrito en muchos primates a partir de manifestaciones externas evidentes. Al menos en este sentido, no sería de extrañar que las mujeres de estos humanos extintos padecieran dolor durante el parto.

¿SE DOMESTICÓ EL CABALLO EN LA PENÍNSULA IBÉRICA? EVIDENCIAS A PARTIR DEL ADN ANTIGUO Viernes 07 de Mayo, 2010 Por Jaime Lira(1,2), Juan Luis Arsuaga(1,2) y Anders Götherström(1,3)
1. Centro UCM-ISCIII de Investigación sobre Evolución y Comportamiento Humanos, 28029-Madrid (España).
2. Departamento de Paleontología. Universidad Complutense de Madrid, 28040 Madrid (España).
3. Department of Evolutionary Biology. Uppsala University, S752 36 Uppsala (Suecia).

Publicado en la Revista Ecuestre Número 326, Abril 2010

“La historia de los caballos se pierde en la antigüedad”, con estas palabras comenzaba Charles Darwin el capítulo dedicado a caballos y asnos de su libro ‘La variación de los animales y las plantas bajo la domesticación’ (Darwin, 1868). Cuando Darwin escribió estas líneas, no estaba claro el número de progenitores de los que descendían todas las razas de caballos domésticos. Mientras algunos investigadores sugerían que todas las razas debían descender de al menos 2 especies distintas de caballos salvajes, otros en cambio proponían hasta 5 estirpes primitivas para explicar toda la variabilidad actual (Darwin, 1868).

No deja de ser curioso que, más de un siglo después de la publicación de esta obra, todavía existan muchas preguntas relacionadas con la domesticación del caballo. El lógico pensar que cuánto mayor es la antigüedad del suceso que estamos investigando, mayor es la dificultad para encontrar información sobre el mismo. En el caso de los caballos domésticos, ocurre lo contrario. De las cinco especies de animales domésticos que han marcado el desarrollo de las sociedades humanas (junto a las cabras, ovejas, cerdos y vacas), ‘Equus caballus’ fue la última de este conjunto en pasar por el filtro de la Selección Artifical, y es la que más incógnitas ha presentado sobre cómo, cuándo y dónde ocurrió esto.

Para poder contestar a estas preguntas, es necesario planteárselas a sus protagonistas, que duermen en los yacimientos arqueo-paleontológicos. Afortunadamente las disciplinas paleontológicas y arqueológicas están mucho más avanzadas que en la época en la que Charles Darwin escribía sobre las posibles especies progenitoras del caballo doméstico. Además, a finales del siglo XX, diferentes aplicaciones genéticas se unieron a las disciplinas antes comentadas. Primero con el análisis de ADN procedentes de individuos modernos, y durante los últimos años, con el análisis del ADN recuperado de restos óseos con cientos, miles e incluso cientos de miles de años de antigüedad.

La historia de los animales domésticos es bastante reciente, si medimos el tiempo con la escala geológica. Con la excepción del perro, que parece que empezó a convertirse en el “mejor amigo del hombre” hace unos 17.000 – 13.000 años (Sablin & Khlopachev 2002), el resto de los principales mamíferos domésticos que han sido pieza clave en nuestro progreso, no tienen más de unos 9.500 años de antigüedad (Peters et al. 2005). “Nuestros mayores” empezaron a controlar rebaños de cabras, ovejas, cerdos y vacas en una región del Próximo Oriente denominada el Creciente Fértil. La cuenca alta de los ríos Eúfrates y Tigris fue testigo del nacimiento de la ganadería y de un nuevo modo de vida, el Neolítico, que con sus novedades cambiaría por completo las perspectivas de nuestros antepasados. Hasta ese momento sus vidas se habían basado en la caza de animales salvajes, la recolección de plantas silvestres y un continuo movimiento buscando regiones con climas más benignos donde poder encontrar agua y comida.

Las nuevas ideas que nacieron con el Neolítico, permitieron a “nuestros mayores” tener un mayor control sobre los ciclos de reproducción de algunas plantas, hasta ese momento silvestres, así como el control de algunos rebaños de animales de las cuatro especies antes comentadas. Ahora había nuevas bocas que alimentar (que tenían cuatro patas), y esto provocó mayor producción de comida que a su vez sirvió para abastecer a los nuevos ganaderos y agricultores (Peters et al. 2005). Como consecuencia, las poblaciones de granjeros, crecieron como nunca antes se había visto. El prestigioso arqueólogo australiano Vere Gordon Childe vio esta reacción en cadena como una autentica “revolución Neolítica” (Childe, 1958), y hace unos 8.000 años los descendientes de estos granjeros (nuestros antepasados) llamaron a las puertas de Europa.

En cambio, la historia de los primeros caballos domésticos es bastante más moderna. Pertenece a una época inmediatamente posterior al Neolítico, a la cual los expertos han denominado Eneolítico o Calcolítico. Es una historia que comenzó hace unos 4.600 años, y los últimos estudios realizados sobre este tema se centran en las estepas situadas entre Ucrania y Kazajstán. Dos estudios publicados durante el pasado año 2009, han reforzado esta idea. En uno de ellos, se habían analizado seis genes responsable del color de la capa en una gran cantidad de restos de caballos fósiles procedentes de diferentes yacimientos Euroasiáticos (Ludwing et al. 2009). Se observó que el color de las capas había sido bastante homogéneo hasta un momento, hace unos 5.000 años, en el que empezaron a aparecer nuevas coloraciones en caballos de Siberia y de Europa de Este. La explicación que encontraron los científicos fue que, estos cambios en la coloración de las capas, se habrían producido por el efecto de la presión de selección sobre la cría de caballos. Estaban empezando a ser domesticados.

En otro estudio realizado con material del yacimiento Eneolítico de Botai en Kazajstán, los investigadores descubrieron evidencias indirectas de la presencia de caballos domésticos (Outram et al. 2009). Una de estas evidencias la encontraron en un conjunto de segundos premolares de la mandíbula, los cuales presentaban unas erosiones características, ocasionadas por la acción de algún tipo de bocado. La otra evidencia la encontraron analizando restos de cerámica. El análisis de los residuos orgánicos de ácidos grasos en estas cerámicas, puso de manifiesto que algunas sirvieron para contener leche de yegua.

A partir de la evidencia de estos primeros caballos domésticos, diversos investigadores han planteado dos hipótesis sobre la aparición de los caballos domésticos en el resto de Eurasia. La primera propone que los caballos domésticos se expandieron por toda Eurasia a partir de este foco primigenio de las estepas. La segunda ha sugerido un escenario más complejo en el que, además del foco inicial de las estepas, habrían ocurrido otros eventos de domesticación en distintas regiones de Eurasia y en distintos momentos cronológicos. En esta segunda hipótesis, uno de esos eventos de domesticación local habría tenido como protagonistas a los caballos de la península Ibérica (Uerpmann, 1990).

Desde el punto de vista genético, si la primera hipótesis fuera cierta, implicaría que todos los caballos domésticos deberían ser muy homogéneos, porque todos procederían del mismo conjunto inicial. En cambio, si se hubieran originado en distintas regiones, entonces los caballos domésticos actuales presentarían una diversidad genética grande, siendo muy diferentes unos a otros.

Durante los últimos años, este estudio se ha abordado analizando sobre todo el ADN mitocondrial. Las mitocondrias son orgánulos extranucleares con su propio genoma, y tienen la peculiaridad de que se transmiten de generación en generación solo a través de las madres. De este modo, analizando el ADN mitocondrial es posible, no solo conocer el grado de diversidad de una especie, sino además asociar linajes mitocondriales específicos a lugares geográficos concretos.

Pues bien, los estudios llevados a cabo con el ADN mitocondrial de cientos de caballos domésticos actuales (Lister et al. 1998, Vilà et al. 2001, Jansen et al. 2002) de distintas razas repartidas por todo el mundo, han apoyado la segunda hipótesis. Además, se ha comprobado que muchos caballos actuales de origen ibérico y del Norte de África forman parte de un gran grupo mitocondrial muy bien representado, al que los genéticos han denominado grupo D1 (Jansen et al. 2002). Muchos caballos actuales Pura Raza Española, caballos Mustang, Lusitanos o Lipizzanos pertenecen a este grupo D1. Lo que el ADN moderno no ha podido averiguar todavía es si este grupo D1 se originó en la península Ibérica, o por el contrario apareció en África.

Un nuevo estudio publicado a comienzos de este año, ha tenido como objetivo rastrear la antigüedad del grupo D1 en la península Ibérica y además ha puesto de manifiesto el papel que pudieron jugar los caballos ibéricos en un hipotético evento de domesticación local (Lira et al. 2010). Un equipo internacional dirigido por investigadores del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos de Madrid, ha publicado en ‘Molecular Ecology’ la primera evidencia genética de un evento ibérico de domesticación del caballo.

Mediante técnicas de extracción de ADN antiguo, en un laboratorio específicamente diseñado para tal fin en el Centro Mixto UCM-ISCIII, los investigadores han recuperado el ADN mitocondrial de 22 restos de caballos ibéricos de distintas épocas. Dos restos pertenecen a caballos neolíticos, 19 a caballos de la Edad del Bronce y otro resto, a un caballo de la Edad Media. Los restos de la Edad del Bronce y de época medieval fueron recuperados en el yacimiento del Portalón de Cueva Mayor de la sierra de Atapuerca (Burgos). Por su parte, los restos de caballos neolíticos procedieron del yacimiento de Cova Fosca (Castellón).

Comparando estas secuencias con más de 1.000 secuencias de caballos actuales de diversas razas ibéricas y no ibéricas, así como con secuencias antiguas procedentes de otros estudios, los investigadores confirmaron que algunos linajes mitocondriales que hoy en día se encuentran en ejemplares ibéricos domésticos, ya existían en la península Ibérica a comienzos del Neolítico, eso sí, en animales que todavía eran salvajes. La evidencia provenía de las mitocondrias de los restos de caballos salvajes recuperados en Cova Fosca, con una antigüedad de 6.200 años.

Además, a partir de este estudio se pudo establecer que existió una continuidad genética entre los caballos salvajes de Cova Fosca y los caballos de la Edad del Bronce del Portalón (de entre hace 3.900 y 3.300 años de antigüedad).

Los estudios arqueozoológicos sobre el origen de los primeros caballos domésticos en la península Ibérica sugieren que su aparición tuvo lugar durante el Eneolítico, o partir del periodo cultural inmediatamente posterior, la Edad del Bronce. Aunque el estudio biométrico de los restos óseos no ha podido concretar de momento si las muestras del Portalón de la Edad del Bronce pertenecen a individuos domésticos, lo que sí se ha averiguado en este estudio con ADN antiguo es que algunas de las líneas maternas de los caballos de la Edad del Bronce del Portalón han sobrevivido hasta nuestros días.

También se ha podido comprobar que la mayoría de los caballos de la Edad del Bronce y uno de los restos neolíticos presentan unas mitocondrias que son muy raras en la actualidad. Se asocian a un grupo de la yeguada Lusitana definido genéticamente como el Grupo C de los caballos Lusitanos (Lopes et al. 2005), de los que hay pocos representantes. Hoy en día, dentro de este grupo se encuentran algunos caballos de la raza Lusitana, así como ejemplares de las razas Criolla Argentina y Paso Fino de Puerto Rico.

Sorprendentemente ningún caballo de cronología neolítica o de la Edad del Bronce ha aparecido asociado al grupo D1. Por el contrario, la antigüedad que se le ha otorgado a este grupo mitocondrial en Iberia no va más allá de la Edad Media. Esto permite considerar con más énfasis la posibilidad de que el grupo D1 proceda de África y, por lo tanto, que no sea tan antiguo como se había pensado en un principio.

Estos descubrimientos han sugerido la posibilidad de que en la península Ibérica se hubiera(n) producido un(os) evento(s) de domesticación independiente(s), o al menos que yeguas salvajes de Iberia se hubieran cruzado con caballos domésticos procedentes de otras regiones, aportando ‘sangre autóctona’. El resultado final sería que algunos linajes mitocondriales ibéricos habrían pasado al conjunto de caballos ibéricos domésticos que hoy en día conocemos. Por consiguiente, los linajes ibéricos también se habrían transmitido a individuos de algunas de las razas americanas más importantes, como los Paso Fino de Puerto Rico o los Criollos Argentinos a partir de los caballos que, desde finales del siglo XV, se fueron exportando desde Iberia hasta el continente americano.

Como ya señalábamos, los estudios genéticos con ADN mitocondrial moderno apuntaban hacia el grupo D1 como el candidato más firme para proponer un proceso de domesticación local en Iberia. Sin embargo, con este nuevo estudio las evidencias de que el grupo D1 fuera el representante de este proceso desaparecen, siendo otro grupo que no se había tenido en cuenta hasta ahora el candidato más probable: el grupo C de los caballos Lusitanos. Afortunadamente, podemos decir que aún quedan caballos con mitocondrias de tanta solera: pocos, pero quedan. De todos nosotros depende conservar estas “mitocondrias”.

Además este estudio ha destapado nuevos interrogantes. Todavía no sabemos si el grupo D1 entró en Iberia en la Edad Media o antes, de la mano de los romanos o de las migraciones que ocurrieron durante el primer milenio antes de Cristo. Desconocemos si este grupo D1 apareció en Iberia siendo tan poderoso como lo es ahora, o si por el contrario fue adquiriendo importancia con el paso del tiempo. Tampoco sabemos hasta cuándo se hunden en la prehistoria las raíces del grupo C de los Lusitanos, ni en qué momento empezaron a perder importancia. Seguiremos investigando.


AGRADECIMIENTOS:

A Ana Gracia por su revisión y comentarios. Al Museo de Burgos por facilitar el acceso a las muestras de équidos del Portalón bajo su custodia. Esta investigación ha estado financiada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, proyecto CGL2006-13532-C03-02, así como por el Swedish Research Council for Environment, Agricultural Sciences and Spatial Planning. Sendas becas otorgadas por la Fundación Atapuerca y el programa STINT. Las excavaciones del Portalón de Cueva Mayor son financiadas por la Junta de Castilla y León, Fundación Atapuerca y Fundación Ancestros.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Childe VG (1958) Prehistoria de la sociedad Europea. Icaria Editorial. Barcelona. Edición 1979. Traducción de Torres J.

Darwin C (1868) La variación de los animales y las plantas bajo domesticación. Tomo 1. (Catarata, CSIC, UNAM & AMC eds). Edición 2008.Traducción de García González A.

Jansen T, Forster P, Levine MA, et al. (2002) Mitochondrial DNA and the origins of the domestic horse. Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA, 99, 10905-10910.

Lister AM, Kadwell M, Kaagan L, et al. (1998) Ancient and modern DNA in a study of horse domestication. Ancient Biomolecules, 2, 267-280.

Lira J, Linderholm A, Olaria C, et al. (2010) Ancient DNA reveals traces of Iberian Neolithic and Bronze Age lineages in modern Iberian horses. Molecular Ecology, 19, 64-78.

Lopes MS, Mendonça D, Cymbron T, et al. (2005) The Lusitano horse maternal lineage based on mitochondrial D-loop sequence variation. Animal Genetics, 36, 196-202.

Ludwig A, Pruvost M, Reissmann M et al. (2009). Coat color variation at the beginning of horse domestication. Science, 324, 485.

Outram AK, Stear NA, Bendrey R, Olsen S, Kasparov A, Zaibert V, Thorpe N, Evershed RP (2009) The earliest horse harnessing and milking. Science, 323, 1332-1335.

Peters J, von den Driesch A, Helmer D (2005) The upper Euphrates-Tigris basin: a cradle of agro-pastoralism?. En: The first steps of animal domestication (eds Vigne JD, Peters J & Helmer D), pp. 96-124. Oxbow Books, Oxford, UK.

Sablin MV, Khlopachev GA (2002) The earliest Ice Age dogs: evidence from Eliseevichi I. Current Anthropology 43, 795–799.

Uerpmann, H. P. (1990). Die Domestikations des Pferdes im Chalkolithikum West- und Mitteleuropa. Madrider Mitteilungen, 31, 109-153.

Vilà C, Leonard JA, Götherström A, et al. (2001) Widespread origins of domestic horse lineages Science, 291, 474-477.

ENCUENTROS EN MOLINA DE ARAGÓN Miércoles 13 de Enero, 2010 Por Jaime Lira

Durante los días 10 y 11 de diciembre tuvimos la oportunidad de conocer a más de 100 estudiantes de la ESO y de Enseñanza Secundaria de varios colegios e institutos de Guadalajara. El punto de encuentro lo emplazamos en el CRAE de Molina de Aragón, y hacia allí nos trasladamos para realizar una de las actividades más enriquecedoras de nuestra profesión: talleres didácticos. La actividad que desarrollamos con adolescentes de entre 12 y 17 años, tenía un objetivo doble. Por un lado mostrarles una de las técnicas que utilizamos los paleontólogos para estimar la edad de muerte de los animales que aparecen en el registro fósil y por otro lado, una aplicación directa.

Les enseñamos los secretos que utilizan los paleontólogos y los forenses cuando determinan la edad de muerte de los fósiles o de los casos que estudian examinando únicamente los dientes. Conociendo la cantidad y los tipos distintos de dientes que podemos tener en la boca junto a su patrón de erupción, es posible aproximarse a las edades que tenían esos animales o esas personas en el momento de morir.

La parte práctica de esta actividad la realizamos con réplicas de cinco de los niños más importantes del registro fósil de la evolución humana. Han pasado a la historia con nombres coloquiales como “El niño de Taung”, “El chico del Lago Turkana” o “El chico de la Gran Dolina”. Los expertos que estudiaron los fósiles originales pudieron concretar que tenían delante fósiles de niños, porque cuando murieron todavía no tenían en la boca la dentición permanente completa.

Todos los alumnos se sorprendieron de poder ver, frente a frente, réplicas exactas de esos fósiles que duermen en distintos museos del mundo. Primero llegaron exclamaciones del tipo “¡Parece un chimpancé!”, “¡qué cráneo más pequeño!” o “qué niño más feo!” que posteriormente dieron paso al detective que todos llevamos dentro, con la curiosidad y el reto de desvelar un misterio que se había presentado esos días en Molina de Aragón: “¿Con qué edad murieron estos cinco niños?”.

REUNIÓN CIENTÍFICA CALPE'09 (GIBRALTAR): UN ESTADO DE CUESTIONES EN EVOLUCIÓN HUMANA Viernes 25 de Septiembre, 2009 Por Adrián Pablos

Durante la semana del 16 al 20 de Septiembre de 2009 se celebró en Gibraltar la reunión científica “Calpe Conference 2009 Human Evolution - 150 years after darwin” organizada desde el Museo de Gibraltar, que se lleva celebrando desde el año 2001 para discutir asuntos relacionados con la evolución humana.

Fueron varios los miembros del Equipo Investigador de Atapuerca (EIA) los que presentaron comunicaciones de sus investigaciones.

En la primera sesión titulada “Before Homo” se habló del origen de los homínidos. En esta sesión los doctores Asier Gómez-Olivencia, José Miguel Carretero y Juan Luís Arsuaga presentaron la comunicación titulada “Evolutionary history of the Neandertal Thorax”. En ella se hacía una descripción del tórax a lo largo de la evolución humana haciendo hincapié en los fósiles de la Sima de los Huesos de Atapuerca.

El segundo día investigadores de relevancia internacional se reunieron en una sesión titulada “Origin and Evolutionary History of the Genus Homo”, para intentar esclarecer el origen del género Homo. Entre las conferencias impartidas destacó la presentada por el profesor D. Juan Luís Arsuaga titulada “The Origin of the Neanderthals”.

Una de las principales discusiones fue acerca de los homínidos del Pleistoceno Medio y el origen de los Neandertales. El yacimiento de la Sima de los Huesos, y su reciente datación cercana a 600.000 años, ocupó gran parte de las discusiones, tanto de esta como de otras sesiones. Este yacimiento permite contrastar las hipótesis referidas al modo de Evolución Humana en el Pleistoceno Medio, especialmente el origen de los linajes de Neandertales y cromañones, y el momento de su separación ('split'). La evidencia de la Sima de los Huesos es trascendental para calibrar los denominados relojes moleculares y sus resultados sobre el momento de separación de ambas estirpes

El viernes día 18 de Septiembre en la 3ª sesión titulada “Biogeography”, se pusieron sobre la mesa aspectos como las migraciones de los homínidos del Pleistoceno y el origen de los humanos anatómicamente modernos.

Durante el sábado 19 de Septiembre se realizaron dos sesiones. La primera titulada “Behaviour and Ecology” abarcó temas relacionados con los métodos de datación y su problemática y la extinción de los Neandertales y su dieta.

Por último se dedicó una sesión a los yacimientos de Gibraltar titulada “Gibraltar and the Neanderthals” en la que se presentaron resultados de las investigaciones llevadas a cabo en los últimos años en estos yacimientos, principalmente en Gorham Cave y Vanguard Cave. En esta sesión tuvo lugar otra comunicación del EIA, pero en este caso el estudio fue sobre la microfauna de la cueva de Gorham, titulada “Small mammals from Gorham´s cave (Gibraltar, UK): a preliminary palaeoenvironmental and palaeoclimatic reconstruction” realizada por los doctores Juan Manuel López-García y Gloria Cuenca-Bescós. En ella se descartó una causa climática para la extinción de los Neandertales.

Como colofón, los asistentes realizaron una visita guiada a los yacimientos presentes en el peñón de Gibraltar, cosa poco usual, ya que su difícil acceso restringe la visita del público general.

VISITA A ATAPUERCA, POR MEAVE LEAKEY Lunes 06 de Abril, 2009 Hace unos días tuvimos el placer de tener entre nosotros a Meave Leakey. Quiso compatir las siguientes líneas sobre su visita a los yacimientos de Atapuerca:

“Visitar los yacimientos de Atapuerca con Juan Luis Arsuaga y parte de su equipo de investigación fue un sueño hecho realidad. Al llegar a primera hora de la tarde, visitamos los yacimientos al aire libre, incluyendo la Gran Dolina, que fue expuesta en el Siglo XIX por la trinchera de un ferrocarril. Gracias a la compleja red de andamios que los investigadores han levantado para dotar de acceso a los yacimientos, pudimos ascender para ver la parte más alta de las excavaciones. A continuación fuimos a la Sima de los Huesos, lo cual superó todas mis expectativas. La Sima es única; combina el entusiasmo y los desafíos de adentrarse en las profundidades de la tierra a lo largo de estrechos conductos, a través de cavernas enormes, y finalmente hacia abajo por un angosto y profundo conducto vertical, con la sensación de estar en algún lugar del pasado remoto. Las evidencias por doquier de osos y humanos primitivos que usaban las cuevas hace cientos de miles de años, dan la sensación de haber retrocedido muy atrás en el tiempo. El clímax de esta emocionante experiencia tuvo lugar cuando alcanzamos el conducto vertical que constituye la única entrada al propio yacimiento. Al llegar al fondo del pozo me costaba creer que me rodeasen miles de huesos fósiles; fue sobrecogedor. Nunca había experimentado nada tan cautivador y maravilloso. Mi admiración por el equipo de personas que pasan horas trabajando en este espacio confinado al fondo de un pozo profundo, un día tras de otro, extrayendo cuidadosamente los miles de fósiles maravillosamente conservados pero fragmentados, es infinita. Nunca olvidaré este día, y estoy enormemente agradecida a todos aquellos que lo han hecho posible."

UNA HISTORIA SOBRE DOS VIEJOS CONOCIDOS Lunes 01 de Diciembre, 2008 por Alejandro Bonmatí

Texto sobre la investigación: Bonmatí A, Arsuaga JL, and Lorenzo C. (2008) "Revisiting the developmental stage and age-at-death of the “Mrs. Ples” (Sts 5) and Sts 14 specimens from Sterkfontein (South Africa): do they belong to the same individual?" The Anatomical Record: Advances in Integrative Anatomy and Evolutionary Biology 291(12):1707-1722.

Hace más de 50 años, en uno de los enormes complejos endokársticos que horadan el Noreste de Sudáfrica, el Profesor Robert Broom y su equipo del Museo Transvaal de Pretoria realizaron una campaña de excavación paleontológica en busca de fósiles de nuestros antepasados. Pocos días tras el inicio de campaña descubrieron el que hasta ahora sigue siendo el cráneo más completo de la especie “Australopithecus africanus”. Su número de inventario es Sts 5, pero se ha hecho mundialmente famoso por el apodo de “Mrs. Ples”. Los éxitos de la campaña no finalizaron con este hallazgo. Algo menos de cuatro meses después y a pocos metros de Mrs. Ples, se descubrieron varios restos fósiles del postcraneo que parecían pertenecer a un único individuo. A este conjunto lo denominaron Sts 14, y aún está huérfano de apodo.

La cercanía en que apareció el resto craneal de Mrs. Ples y los del cuerpo de Sts 14, ha hecho suponer a algunos investigadores que todos ellos podrían pertenecer a un único individuo. Los autores apoyan sus conclusiones además, en el estado similar de desarrollo en que se encontraban ambos especimenes cuando murieron. La importancia de esta asociación reside no solo en el propósito mundano de completar más y mejores fósiles. Su reunión permitiría conocer con mayor certeza un aspecto muy discutido de los primeros homínidos (entre ellos los “Australopithecus”): el grado de encefalización, es decir, el volumen relativo del encéfalo con respecto al tamaño del cuerpo (medido en masa). Este aspecto, entre otros, nos caracteriza y distingue de los chimpancés.
A partir del estudio de los fósiles originales, alojados en el Museo Transvaal de Pretoria, se llevó a cabo una reevaluación de esta asociación. En primer lugar se reexaminó el estado de desarrollo de ambos especimenes. En sí mismo este aspecto elemental es de suma importancia para que otros investigadores puedan ir montando el rompecabezas del pasado. En segundo lugar, se testó la hipótesis de que nos encontremos frente a un único individuo, cuyos elementos esqueléticos fueron diseminados tras su muerte antes de ser enterrados.

El primero de los objetivos se complica de inmediato ya que cada especie madura siguiendo una particular andadura. ¿Cómo lo hacía el “Australopithecus africanus”? A partir del calendario biológico que queda registrado durante el desarrollo en los dientes de todos los mamíferos, los investigadores han concluido que su tempo y modo de madurez “grosso modo” coincidirían con los de los actuales chimpancés. A partir de este dato se puede concluir que “Mrs. Ples” era un adulto completo de más de 14 años de edad, y que Sts 14 era un adulto joven que rondaría entre los 14 y 17 años. De acuerdo con estas edades cronológicas parece obvio concluir que son compatibles. Sin embargo, el estudio más detallado de ciertos aspectos del desarrollo (como la sutura esfeno-occipital de la base del cráneo, y las epífisis de la cresta iliaca de la cadera) apuntan más bien a la improbabilidad de que esta asociación sea viable en términos de desarrollo ontogenético.

Si a pesar de todo esta asociación fuese confirmada en el futuro, el grado de encefalización estaría en el borde superior del que actualmente se supone para esta especie, reduciéndose así la distancia que separa a estos primitivos representantes de nuestro linaje, del genero “Homo”.

Esta investigación ha sido financiada por el Ministerio de Educación y Ciencia (Proyecto CGL2006-13532-C03-02 y 01). Alejandro Bonmatí es beneficiario de la Catedra Duques de Soria/Fundación Atapuerca

EL EQUIPO DE ATAPUERCA Jueves 17 de Julio, 2008 Por Keiko

El equipo pasa mucho tiempo reunido, desde pronto por la mañana hasta tarde por la noche. Hay más de 100 personas trabajando en Atapuerca, aunque fácilmente logras sentirte como en una gran familia. Todos los días excavamos juntos, cribamos juntos, trabajamos juntos en el laboratorio y, lo más importante, comemos juntos. Personas de experiencias, nacionalidades y destrezas diferentes trabajan juntas para el desarrollo del proyecto, que puede ser un proceso complicado, pero emocionante cuando funciona bien. Y aquí funciona bien. La gente no duda en enseñar a personas como yo a hablar español, incluso un poco de catalán. Durante el desayuno, una clase de español se ha convertido en una tradición. A pesar de mi español chapurreado, la gente mantiene las orejas abiertas para escucharme, y a veces incluso se gastan pequeñas bromas. ¡Qué grandes corazones y orejas tienen ellos! Además, en el equipo están algunas de las personas más trabajadoras que existen en España, aunque no olvidan la tradición tan chula de la siesta después de la comida, y el trabajo nunca frena a la gente a la hora de salir y divertirse por la noche, que puede ser muy larga aquí en Burgos…
Pues entonces, querida gente, enhorabuena por ser un equipo genial. ¡Nos vemos luego en la cafetería!

Además, una buena noticia para los arqueólogos en España: 17 cuevas con pinturas repestres del norte de España son oficialmente parte del UNESCO Patrimonio de la Humanidad. ¡Felicidades!

LOS PUMA EN ATAPUERCA: “SI QUIERES APRENDER, ENSEÑA” (Marco Tulio Cicerón, 106-43 AC) Lunes 26 de Mayo, 2008 Por Nohemi Sala y Adrián Pablos

(Imagen de la visita en http://www.atapuerca.tv/imagenes/atapuerca)

El pasado viernes día 23 de mayo, realizamos una excursión a los yacimientos de la sierra de Atapuerca con un grupo del programa PUMA de la Universidad Autónoma de Madrid.

El día no fue muy generoso con nosotros ya que llovió bastante, pero lo cierto es que esto no supuso un impedimento para disfrutar de un gran día de campo. El recorrido comenzó en el yacimiento de la Gran Dolina en la Trinchera del Ferrocarril. Seguimos por Galería y luego visitamos la Sima del Elefante. Por último y ya fuera de la Trinchera, nos acercamos a la entrada de la Cueva del Silo donde pudimos realizar un recorrido imaginario desde Portalón hasta la Sima de los Huesos a lo largo de Cueva Mayor/Cueva del Silo.

Los guías que asistimos a esta excursión, debemos agradecer el gran interés y gratitud que mostró el grupo. Sin duda, ellos, los visitantes, nos transmitieron ganas de aprender, escuchar y dejar que nuestro entusiasmo por los yacimientos les invadiera por un momento. Desde luego, nosotros aprendimos gracias a un grupo tan entregado e interesado.

Inauguramos el Blog Sábado 08 de Diciembre, 2007 Aquí os iremos detallando cada una de nuestras experiencias

Aviso Legal | Política de Privacidad | Optimizada para 1024x768 | Hacer de este sitio mi página de inicio | Mapa Web | Contacto | © Atapuerca.tv

¡CSS Válido! ¡XHTML Válido!